El origen del mal, la sabiduría y la singularidad

Antes que nada, un NERD ALERT grande como una casa. Este post es, fundamentalmente, una respuesta a un post de Santiago Bilinkis en su blog RiesgoyRecompensa, en donde plantea el siguiente interrogante: Las máquinas inteligentes y nuestro ¿futuro?
Resumo el punto de vista de Mr. S.B. en pocas líneas: “Nosotros mataríamos una cucarcha, que es inofensiva, sólo porque es desagradable o molesta. Si existieran seres varios órdenes de magnitud más inteligentes que nosotros, ¿por qué esos seres no nos matarían sin sentir culpa alguna?“.
Ok. Acá vamos.
Siempre estamos hablando de máquinas, que -un día, por alguna razón (masa crítica de circuitos, suficiente conexiones, procesamiento quantico o un rayo misterioso que hizo nido en su pecho) obtienen inteligencia. Esto es, conciencia de sí mismas. Y si existiera una inteligencia artificial, debería ser -esa es la premisa-: “varios órdenes de magnitud más inteligentes que nosotros”.
Según Santiago, ese día a la computadora (o red de computadoras) tranquilamente le puede agarrar la viaraza y decidir borrarnos a todos de la faz de la tierra, dejando sólo a Christian Bale y a Arnold para que puedan firmar Terminator. ¿Por qué haría eso? Porque Skynet es mala onda, muy inteligente y porque le piacce. Porque, y parafraseo a Mr. S.B.: “sólo porque somos desagradables o molestamos”.
Listo. Corte. It’s a wrap. Requiem in pasce, humanitas.
El gran desacuerdo que tengo es que -junto con la inteligencia varios órdenes de magnitud superior- también creo que vamos a haber alcanzado la sigularidad, la posibilidad de uploadear (o backupear, más interesante aún) nuestra conciencia en un soporte electrónico. Es decir, seríamos eternos. Mientras nuestros cuerpos definitivamente se pudren, nosotros -al menos como conciencias independientes- seguiríamos “vivos” (y acá sean pacientes porque podemos estar mil años con la definición de “vivos”) pero como una entidad artificial.
Una conciencia “singularizada”, como un Funes, el Memorioso, tendría acceso a toda la información disponible en toda internet. Todas las bibliotecas, todos los datos, toda la historia. En definitiva, ya estamos hablando de una conciencia que -al menos comparada con el promedio de los seres humanos- ya es varios órdenes de magnitud más inteligente. Esta hiper-conciencia (llamemosla así porque suena extremadamente canchero) conocerá toda la historia de la humanidad, todo el derecho, toda la ciencia, toda la moral, todas las religiones, todos los sacrilegrios, todos la bondad, toda la maldad, todas las glorias y todas las miserias. Y siempre siguiendo el planteo de Don S.B., la hiper-conciencia en cuestión es muy probable que diga: “ma sí, los reviento a todos”.
No creo.
Como amante de la historia, estoy intimamente convencido que la sumatoria del conocimiento humano es NECESARIAMENTE positiva. Es decir, la bonhomia es intrinseca a la sapiencia. Por lo tanto, ninguna entidad que sabe de Hitler, de Pol Pot, de los grandes genocidios puede -bajo ningun punto de vista- ponernos al nivel de cucarachas. Las cucarachas no crearon a la humanidad (nosotros sí a esa inteligencia), no tienen un lenguaje, una cultura y -lo que es más importante- no se pueden comunicar con nosotros.
Seguramente, si una mañana encontraramos una nota en la cocina que dijera algo como: “A ver si nos dejamos de joder con el Baygon y llegamos a un acuerdo para una convivencia pacífica. Usted no nos envenena y nosotros no aparecemos por abajo de la heladera. Lo espero a las 10:00 de la noche, al lado del inodoro, para discutir el punto a fondo. Firmado: Las Cucas”, si pasara algo así, nos tomaríamos a las cucarachas de otra manera y la historia del mundo cambiaría.
En resumen: somos cucarachas que hablan, cucarachas que -en último término- crearon a la conciencia y a la inteligencia con la que se enfrentarían. Las cartas estarían dadas de una manera muy diferente a una relación humano / insecto.
Skynet, finalmente, sería buena.
Y la corto acá, porque voy a tomar el té con una blatta orientalis, que siempre cuenta chistes que me hacen reír.

Posted in Uncategorized | 3 Comments

3 Responses to El origen del mal, la sabiduría y la singularidad

  1. Demian Aiello says:

    Buenísimo que haya vuelto el blog. Acabo de retuitear este post para que lean los forajidos de mi timeline.

    Me gusta tu postura pero no hay que perder de vista lo que dice S.B. Quizás no sea la misma relación humano/insecto que supecompu/humano pero eso no quiere decir que no nos maten a todos. No por mala onda si no porque es óptimo, o algo así.

    Pero puedo pedir un favor al webmaster? pongan un link a la home. Algo. En el header, en el texto que dice ramirofernandezcom en algún lado.

  2. Daniel Collico Savio says:

    No creo que todo se resuma a “soy más inteligente => te entiendo => no te exterminaré”. Esto podría originar la balada “Let it croach”.

    Creo que los errores de entendimiento o juzgamiento son un order de magnitud mayores que los que nos brinda la empatía. Nos pasa dentro de la misma raza humana. Cuántos otros errores podría haber entre distintas razas?

    Imaginate un TeraCollico con problemas de actitud del tamaño de Escila y Caribdis, y tal vez ahí me entiendas.

  3. chicaequis says:

    Muy buen postcomo siempre, inteligente, bien escrito y para seguir pensando.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *


*

Ventolin